foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
+502 2432-2186
info@btalentosgt.com.gt

Martes, 16 Junio 2015 15:26

Importancia del Uniforme

Valora este artículo
(0 votos)
 

USO DEL UNIFORME

Los uniformes crean imagen corporativa, identificación rápida, comunicar seriedad y confianza. Hacen a sus empleados reconocibles y reducen las posibles dificultades de que ponerse o cual es un atuendo apropiado.

Una adecuada apariencia proporciona una impresión positiva de la empresa y genera un ambiente de profesionalidad.

Es importante que el empleado le de valor a la utilización del uniforme para
 

 

 

demostrar la identificación que siente con la empresa y así lograr que esta sea reconocida.

ASPECTOS IMPORTANTES QUE GENERA EL USO DEL UNIFORME:

Pertenencia, el uniforme genera un sentimiento de pertenencia con la empresa, fomentando la unidad entre empleados, las buenas relaciones entre compañeros y el trabajo en equipo.

Compromiso, es una forma de mantener la motivación del trabajador y que éste, a su vez, sea eficiente. Toda empresa requiere que sus miembros muestren dedicación y pasión por lo que hacen por lo que la ropa de trabajo garantiza ese compromiso con la empresa. Así,

 

se sentirán profesionales y ello producirá mayores beneficios a la organización.

Confianza, al transmitir a las personas externas un mensaje de compromiso e identificación con la organización a la cual se pertenece.

Reconocimiento, ayuda a que el personal de la organización sea fácilmente reconocido y, a su vez, se asocie con un determinado color o símbolo. Alcanzar este nivel es importante fundamentalmente para aquellas organizaciones cuyos empleados tengan que tratar directamente con el público, por lo que la ropa de trabajo se convierte en una herramienta para que éstos sean fácilmente reconocidos.


 

 

 

 

PUNTUALIDAD

La puntualidad es una actitud que se adquiere desde los primeros años de la vida mediante la formación de hábitos en la familia.

La noción de puntualidad es considerada una de las más importantes.

La puntualidad puede ser entendida como una actitud al mismo tiempo que como un valor: por un lado es la consecuencia de

actuar con puntualidad y de saber entonces cómo manejar los tiempos, mientras que por otro, también es un valor muy apreciado sobre todo en el ámbito laboral.

Para que haya buen cumplimiento con la jornada de trabajo, el trabajador debe asistir en forma puntual, definiéndose la puntualidad como la  concurrencia al puesto de trabajo antes o en la hora de entrada que se tiene establecida en una organización.   Por el contrario, cuando el empleado no registre su marcación de entrada antes o en la hora exacta que le corresponda de acuerdo a su horario, incurre en una tardanza.  También se puede dar tardanza en el regreso del período de tomar los alimentos. Puntos que se toman en cuenta en una Evaluación de Desempeño.

BENEFICIOS DE LA PUNTUALIDAD:

Vivir el valor de la puntualidad es una forma de hacerles a los demás la vida más agradable, mejora nuestro orden y nos convierte en personas de confianza.

Demuestra nuestra  responsabilidad, generado la seriedad por las actividades.

Es parte de nuestra carta de presentación, ante cualquier actividad, reunión, entrevista de empleo,  es el respeto por los  

 

demás y del lugar donde se labora demostrando el cumplimiento de una de las cláusulas que nos indicaron cuando nos contrataron, nuestro horario.

Debemos dar a conocer lo organizados que somos con nuestras vidas, así como la disciplina que tenemos.




Empresa y colaboradores saludables 

Generan productividad y alta rentabilidad

El equilibrio es fundamental dentro de la empresa. Por ello, es vital que la vida personal y laboral de los colaboradores converja y forme parte de la atmosfera de estabilidad que se debe generar en los ambientes de trabajo, hoy en día afectados por situaciones que dependen de la empresa y de los trabajadores, como la alimentación, el reguardo de las horas de sueño y la actividad física.

El rendimiento de un trabajador es esencial para que la productividad se mantenga; eso sí, también es indispensable que la empresa genere políticas que mantengan motivadas a todas las personas, en aras de cuidar salud corporal, intelectual y espiritual de cada uno. En el mundo, hay sobrados ejemplos de empresas que favorecen  orientan el ejercicio físico vigorizante, la nutrición sana y el descanso reparador. Porque, contrario a lo que se piense, estas políticas están enfocadas en ganar réditos para las compañías.

Hábitos alimenticios

Con toda seguridad, se puede afirmar que la alimentación es básica para el desarrollo físico, la salud, el rendimiento y la productividad de las persona, y que influyen en el desempeño intelectual. 

La calidad de vida de las personas mejora o se decanta según sea su alimentación. Cuando esta es deficiente, aparece el cansancio excesivo y la falta de sueño, manifestaciones de poco interés, ausencia de reflejos y mucho estrés, que afectan tanto los problemas personales como el bienestar laboral. Simplemente porque el cuerpo no responde.

Por otro lado, es común y sobre todo en las empresas en donde trabajan jóvenes, que estos recurran a dietas bajas en calorías, lo que perjudica el rendimiento y la salud. Las carencias nutritivas producen efectos nefastos para el organismo. Por el contrario, ya sea por limitaciones de tiempo o practicidad, hay trabajadores que optan por alimentarse con dietas hipercalóricas que producen sobrepeso y obesidad. Esto también representa un peligro para los músculos y articulaciones, que con ello aumenta el riesgo de lesiones. Aunque si se recomienda una ingesta mayor de carbohidratos cuando el trabajo representa un desgaste físico, para compensar el gasto de energías.

Por la misma rutina, las personas tampoco atienden el número de comidas recomendadas en un día. Saltarse comidas o realizar solo dos se ha vuelto usual, y de nuevo es contraproducente para la productividad.

En cuanto a la higiene de los alimentos, comer en la calle representa un riesgo alto, tanto por bacterias como por intoxicaciones alimentarias. Sin embargo, también es una práctica habitual, en ese caso, las personas deben escoger el menú más apropiado orientado a la tendencia saludable.

Descanso reparador

Por regla general, el ser humano es diurno. Por ello, los trastornos de sueño afectan profundamente su salud, ya sea porque se duerma más o menos de cierta cantidad, aunque la preocupación se ciñe más a que es peor si no se duerme lo suficiente. El Dr. Naiman, autor de Mindful Sleep, mindful dreams, es enfático al admitir que quien no duerme lo suficiente “ésta en problemas”.

Por ello llama a la reflexión sobre la línea entre la falta de sueño ocasional y un patrón crónico. De hecho, comenta que la American Cancer Society hizo un estudio a millones de adultos estadounidenses, que reflejó que las personas que duermen poco muestran aumento a padecer de cualquier cáncer.

Naiman dice que quienes duermen mucho sin razón, es decir, sin que estén enfermos, podrían estar padeciendo un síndrome metabólico o podrían estar experimentando las primeras etapas de un proceso inflamatorio crónico. De cualquier forma, el experto aconseja dormir las horas suficientes para sustituir la energía sin estimulantes artificiales.

Naiman también expone sus ideas sobre el sueño perdido. “El sueño no se puede meter en una bolsa como si fuera oxígeno. Solo necesitamos reponerlo. Si usted duerme bien, será más resistente. Si duerme poco y no hace nada por resolverlo, solo empeorará. Es común que las personas duerman poco entre semana y mucho durante el fin de semana. Para mí, es como morir de hambre durante la semana y después devorar todo el fin de semana. Y esa no es la mejor manera de comer”, advierte.

Agrega que, “lo que la mayoría de personas hacen durante el fin de semana es irse a la cama mas tarde y despertarse más tarde”, pero eso confunde el cerebro, “Es casi como viajar a otro país. Un desequilibrio no recomendable”. La conclusión es que “el aspecto más importante a la hora de dormir, parece ser la consistencia de irse a la cama a la misma hora, todas las noches”.

Ejercicio regular

 

La actividad física es indispensable para el trabajador y su aparato locomotor, cardiovascular, respiratorio y sistema nervioso. El ejercicio físico produce aumento del volumen y eficacia de la musculatura, incrementa las posibilidades de estiramiento y movilidad articular, y favorece la adopción de posturas correctas, lo que dificulta la aparición de desviaciones en la columna.

Asimismo, con los años surge rigidez progresiva en las articulaciones, condicionada por el engrosamiento de los cartílagos, que solo se contrarresta con la actividad física regular, que calcifica los huesos, y evita el degradamiento del sistema óseo.

Uno de los órganos más beneficiados con el ejercicio es el corazón. La actividad física de baja intensidad y de larga duración aumenta el volumen de las cavidades y las paredes se hacen más gruesas, así la masa muscular y la contractibilidad cardiaca sufren incremento, lo que hace que envíe más sangre con más fuerza al aparato circulatorio.

La eficiencia de bombeo ocasiona un descenso de la frecuencia cardiaca de reposo. Es decir, con el numero más bajo de latidos se expulsa el mismo volumen de sangre, y el corazón realiza un trabajo mas cómodo, hay menos fatiga y menos cansancio. De esta forma, disminuye la posibilidad de arterioesclerosis, embolias y enfermedades coronarias. Se dice que la segunda causa de muerte en Guatemala son las enfermedades cardiovasculares, debido a que el 75% de la población no realiza ejercicio físico. 

Sumando a que, según el Ministerio de Salud, el 45% de la población padece hipertensión. 

Finalmente, la actividad física produce una serie de beneficios sobre el sistema nervioso. Las personas coordinan mejor, no experimentan ansiedad y agresividad, descansan y mejoran las horas de sueño.

Lo mejor para todo trabajador es tomar un desayuno completo. Establecer un horario de comidas. Cuidar las dietas y evitar el consumo de bebidas estimulantes. Dormir lo suficiente y hacer al menos 30 minutos de ejercicio, tres veces por semana. Para que, de esta forma, se ausenten de la oficina situaciones depresivas o estresantes, y haya más ejecución. Y cuando aparezcan sobrecargas, existirá también más disposición a manejarlas, reconducirlas o enfrentarlas.

Fuente:
Ileana López
Directora
Revista GERENCIA
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

   
   

 

Visto 1620209 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Octubre 2015 17:06

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios